Como cuidar de tu hígado en 6 pasos

 En Blog, Noticias

 

Como cuidar de tu hígado en 6 pasos

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo. Es el principal encargado de la desintoxicación, pues toda sustancia que es absorbida por el intestino pasa primero por el filtro del hígado para luego desembocar en la circulación sanguínea. También se centra en la síntesis de proteínas y el colesterol, en la regulación del metabolismo y en limpiar la sangre de sustancias tóxicas.

Si nuestro hígado no está funcionando correctamente, nuestra salud general se verá perjudicada. Cuando el hígado se encuentra dañado, podremos sufrir desde mal aliento, dolores de cabeza, cansancio, malas digestiones y estados de ánimo cambiantes hasta estrés, sistema inmunológico debilitado y metabolismo lento.

El hígado es uno de los órganos vitales y por ello debemos prestar atención a su cuidado. ¿Sabés cómo hacerlo? Aquí te enseñamos cómo cuidar el hígado.

Tener una alimentación sana

Consume varias porciones de frutas y verduras diariamente. Las manzanas, el kiwi, las uvas, cerezas, espinacas, alcachofas, espárragos y rábanos, por ejemplo, son muy buenos limpiadores del hígado. Evita los alimentos fritos y congelados. Evita también grandes ingestas de proteínas y carbohidratos en exceso.

A la hora de la bebida, reemplaza las gaseosas por agua mineral, que es la gran purificadora del organismo. Por supuesto, ¡olvídate del alcohol! Las grandes ingestas de alcoholson posibles causantes de la cirrosis o cáncer de hígado. Un truco para reducir los daños del alcohol en el hígado es comer una ración de espinaca todos los días; esta verdura aumenta la inmunidad de este órgano contra las bebidas alcohólicas.

Consumir alimentos antioxidantes

Los alimentos con antioxidantes son aquellos que protegen a las células del daño de los radicales libres, sustancias que atacan y alteran a las células sanas y que así pueden causarnos graves enfermedades, como el cáncer. Comeralimentos antioxidantes protege y mejora la salud del hígado. Entre ellos encontramos los arándanos, las moras, las manzanas, fresas, nueces, avellanas, alcachofas, los tomates y las habas.

Cuidado con la medicación

Hay muchas drogas que resultan dañinas para el hígado como, por ejemplo, las que contienen acetaminofén. Procura no ingerir demasiadas pastillas ricas en acetaminofén porque puede resultar tóxico para el hígado.

Practicar el sexo seguro

Una de las tantas enfermedades de transmisión sexual es lahepatitis. Hay varios tipos de hepatitis, pero la más peligrosa es la hepatitis C, que es mortal y todavía no tiene vacuna. Para prevenir esta y otras enfermedades de transmisión sexual debes usar preservativo. También vacúnate contra la hepatitis A y B para prevenirlas.

Protegerse de los golpes

Si practicas algún deporte violento o extremo, evita recibir golpes en la zona del hígado, ya que un impacto fuerte es suficiente para dañarlo.

Usa remedios naturales como Fitoplus HB

fitohb

Ingredientes por cápsula: Cápsulas de 600mg

  • 100 mg de e.s. de Alcachofa = 500 mgs de Alcachofa =10 mgs de Cinarina.
  • 75 mg de e.s. de Diente de León =350 mgs de Diente de león = 10 mg de Inulina
  • 50 mg de e.s. de Cardo mariano = 250 mg de Cardo Mariano =20 mg de Similarina
  • 30 mg de e.s. de Cúrcuma =150 mg de Cúrcuma raíz = 15 mg de Curcumina
  • 5 mg de e.s. de Pimienta negra =25 mg de Pimienta negra =1,5 mg de piperina

 

MODO DE USO: 2 cápsulas diarias repartidas durante el día.

PRESENTACIÓN: blister con 30 cápsulas.

 

Función de cada uno de sus componentes: 

 

Alcachofera (Cynara scolymus L.)

rafa-sanchez-alcachofera2

La alcachofera es una planta vivaz (hemicriptofito), de varios años de vida, que puede superar el metro de altura, cultivada en huertas y ocasionalmente asilvestrada, de carácter mediterráneo.

Posee hojas grisáceas por abajo, pinnado-lobuladas y grandes inflorescencias azuladas, de hasta más de 8 cm. de diámetro, llamadas capítulos, coronando los tallos, formadas por gran número de florecillas tubulares que pueden parecernos pétalos, dispuestas sobre un receptáculo ensanchado, al igual que en otros miembros de su familia (Compuestas). Tras la polinización, las flores dan pequeños frutos secos de una semilla (aquenios) con pelos plumosos para su arrastre por el viento. Estos capítulos florales están rodeados por fuera por unas piezas triangulares llamadas brácteas, dispuestas en varios niveles de fuera a adentro.

La base carnosa de las brácteas y el receptáculo de los capítulos jóvenes (el “corazón tierno”) son comestibles, antes de que alcance la maduración. Las alcachofas como muchos miembros de su familia almacenan inulina como polisacárido de reserva, en lugar de almidón. La inulina no está formada de glucosa como el almidón, sino por fructosa como monosacárido componente, lo cual es interesante para controlar alteraciones de glucosa en la sangre en personas sensibles a ello.

La propagación de la planta se realiza, más que por semilla, vegetativamente por los brotes que emite la raíz en primavera.

Otras 6 especies del género Cynara, pueden localizarse por la Península Ibérica, siendo una el cardo comestible (C. cardunculus L.), con hojas espinosas y brácteas de los capítulos florales acabadas en espinas. Cierto parecido (parentesco) guardan también con el cardo mariano (Silybum marianum Gaertner), de hojas con nerviaciones blanquecinas y brácteas de sus rosadas inflorescencias con algunas espinitas en sus bordes, empleándose sus frutos medicinalmente como regenerantes hepáticos.

La alcachofa en la dieta reduce los niveles de colesterol peligroso, el asociado en el plasma sanguíneo a las circulantes LDL (= lipoproteínas de baja densidad).

Favorece también la detoxificación que lleva a cabo el hígado, como demostró un estudio con trabajadores polacos sometidos a humos tóxicos de disulfuro de carbono

Las hojas de la alcachofera contienen entre sus principios activos:

–Cinarina, un derivado del ácido quínico, ácido fenólico que posee grupos alcohólicos (C-OH)

–Flavonoides y abundancia en ácidos tricarboxílicos de cadena lineal, del ciclo de Krebs, como succínico, málico y cítrico.

La acción sinérgica de los componententes químicos de las hojas de la planta estimula la secreción biliar, además de favorecer la actuación de las células hepáticas. Indicada en casos de ictericia, y de cirrosis. Regulariza la actividad de los hepatocitos en el equilibrio entre la bilirrubina insoluble (“indirecta”), que viaja en la sangre unida a la albúmina, y la solubilizada por dichas células hepáticas (“directa”). Esta última pasa en la bilis a la vesícula biliar y luego al intestino, donde tras participar en la digestión de las grasas, sufre transformaciones bacterianas cuyos subproductos colorean las heces. La ictericia sería una descompensación entre ambas bilirrubinas, moléculas procedentes del metabolismo de la hemoglobina de los glóbulos rojos.

La alcachofa es también hipolimemiante e hipocolesterolemiante, disminuyendo el colesterol LDL.

Se ofrece en todo tipo de preparaciones en herboristerías y farmacias, por ejemplo en forma de cápsulas de 150 mg – con dosis de cinarina es superior al 2%- recomendándose antes de las comidas.

 Diente de León (Taraxacum officinale)

diente-de-leon-caida-173732

Al igual que el Cardo Mariano, el Diente de León está considerado uno de los mejores remedios para los trastornos del hígado. No obstante, su espectro de acción abarca también alteraciones renales. Un dicho francés sobre el Diente de León reza así: “Limpia el filtro renal, y seca la esponja hepática”. Ya que actúa sobre hígado y riñón no sorprende que sea una de las plantas más utilizadas en las curas estacionales de detoxificación.

Las hojas y la raíz contienen taraxacina, un principio amargo similar al de la achicoria, al que se deben sus propiedades tónicas y digestivas. Las hojas contienen además flavonoides, cumarinas y vitaminas B y C.

Personalmente, me parecen más activas las raíces y desde hace años que cuando lo creo necesario recomiendo las decocciones de la raíz. Al ser una planta fácil de encontrar e identificar a algunos pacientes les recomiendo que las recolecten ellos mismos.

Estas son algunas de sus propiedades más destacadas:

– Aperitivo, digestivo y tónico. Aumenta las secreciones digestivas (saliva, jugos gástricos, intestinales, pancreáticos y biliares).

– Agente lipotrópico. Es decir, evita la acumulación de colesterol y grasas en el hígado y en la vesícula biliar.

– Colérico y colagogo. Aumenta la producción de bilis en el hígado y su vaciamiento a través de la vesícula biliar.

– Hepatoprotectora. Existen suficentes investigaciones que avalan su efecto positivo en el tratamiento de ictericia, hepatitis y congestiones hepáticas.

– Diurético y depurativo. Es una de sus propiedades más notable. Aumenta el volumen de orina y favorece la eliminación de sustancias ácidas de desecho. Razón por la que resulta muy recomendable para los que padecen gota y artritis. No hay que olvidar que es muy rico en potasio lo que evita un desequilibrio electrolítico.

– En el control del peso. No nos sorprende que se recomiende junto con tratamientos para perder peso, dadas sus características: diurético, drenador y detoxificante.

– Nutritivo. Dada su riqueza en vitaminas A, C y B, así como inulina (polisacárido inmunoestimulante) y minerales.

La única precaución es la presencia de cálculos biliares que obstruyan el colédoco.

Cardo Mariano (Silybum marianum)

milk-thistle

El cardo mariano es beneficioso para el hígado, le protege de las toxinas estimulando el crecimiento de nuevos tejidos. Esta protección es importante para eliminar los venenos biológicos

El hígado se encuentra bañado en sangre, en la cual hay sustancias nocivas como bacterias, alérgenos, etc. Éste es el encargado de filtrar estas sustancias dañinas a través de la sangre, una función importante ya que si éstas no se neutralizan a tiempo pueden dañar el hígado.

En este caso, el cardo mariano tiene un efecto protector del hígado siendo recomendado para enfermedades como la hepatitis o la cirrosis. A su vez, en la medicina alternativa suele de recomendarse para personas que están pasando por quimioterapia o consuman otro tipo de sustancias que puedan alterar el hígado.

Estimula la producción de una sustancia llamada “glutatión” que es un desintoxicante de las células. En estudios realizados en animales se demostró que el cardo mariano, promueve el incremento del glutatión en un 35% en el estómago, el hígado, y los intestinos. Además fortalece las membranas exteriores de las células ayudando a que las toxinas no penetren en ellas.

Debido a esto, el extracto de silimarina que se encuentra en las semillas del cardo mariano es muy útil en el tratamiento de enfermedades que afectan al hígado como la hepatitis, la cirrosis y la insuficiencia hepática.

Además resulta recomendable el consumo de cardo mariano en situaciones que sea necesario aumentar la formación de orina, como exceso de ácido úrico, retención de líquidos y obesidad. Por tal motivo, también es muy recomendable el consumo del extracto de silimarina en personas que sufren cistitis, nefritis o alguna infección urinaria.

Las hojas del cardo mariano resultan ser un excelente antioxidante, ya que ayudan a eliminar los radicales libres de nuestro organismo. Para ello, preferentemente, se consumen las hojas hervidas.

 

Cúrcuma

inmunocell

Las propiedades  antiinflamatorias, antioxidantes y antimicrobianas de dicha especie, (ya conocidas desde la antigüedad), aparte de convertirla en un complemento de primer orden para cualquier proceso inflamatorio, (ya se de índole reumático, digestivo, hepático o vascular), presenta al mismo tiempo cualidades preventivas sobre alguna formas de cáncer.

Su principio activo, la curcumina, es capaz de inhibir el crecimiento de algunas células neoplásicas. Esto está corroborado por más de 30 estudios científicos en los últimos años que confirma  sus propiedades.

Parece ser que los curcuminoides regulan la actividad de diversas señales implicadas en el crecimiento tumoral y la metástasis, en especial  en los cánceres intestinales,  (tanto del intestino delgado como del grueso), mama, próstata, páncreas, pulmón y estómago.

En muchos de esto estudios se ha comprobado que  la Cúrcuma, mejora la actividad de la quimioterapia, contribuyendo con esta en la destrucción de dichas células neoplásicas.

Más información sobre la Cúrcuma aquí 

 

Pimienta Negra (Piper nigrum)

pimienta3

 

múltiples informes de farmacología en la actualidad han comprobado que la Piperina favorece el transporte de los principios activos de los medicamentos a través de la barrera digestiva y de la membrana de las células del organismo, permitiendo una absorción del medicamento más rápida y biodisponible, evitando la pérdida del mismo en la degradación metabólica, es decir,  se absorbe más y se aprovecha más, lo que le hace más efectivo sin grandes dosis.

Bibliografía

-Rombi M. y Lecomte A. “Tratado de Fitomedicina”. Asociación de Medicinas Complementarias. ISBN 84-88346-02-6

-Manual de Fitoterapia y Salud. Arkocápsulas

-Aizpuru I. y otros. “Flora del País Vasco y territorios limítrofes”. Servicio central de publicaciones del Gobierno Vasco, 1990.

-García Rollán, M. “Claves de la Flora de la Península Ibérica”. Ediciones Mundi-Prensa, 1996.

-Keville K. “Hierbas para la salud”. Ediciones Omiro S.A. (Círculo de Lectores S. A.), 1996.

-Diversos autores. “Enciclopedia Ciencias Naturales”. Editorial Bruguera S.A., 1967.

-Trease-Evans. “Farmacognosia”. Ed. McGraW-Hill, 1989.

-Mascolo N et al, Phytotherapy Researcha, 1, 1, pag. 28. 1987

-Hobbs C, Monograph on the Genus Taraxacum, Eclectic Instituto Inc. Portland Oregon 97216. 1985

-Racz-Kotilla E et al “Planta Medica” 26, pags. 212 – 217. 1974

-Royer Pamplona “Enciclopedia de las Plantas Medicinales”. Edit. Safeliz T.1, pags.397 – 398

Mensajes recientes
0

Empieza a escribir y presiona Enter para buscar