Limpieza hepatobiliar: Dieta y complementos

 En Blog, Dietas

Limpieza hepatobiliar: Dieta y complementos

Las afecciones digestivas forman parte de los trastornos más comunes en la clínica diaria. Esto es debido a que el sistema digestivo es la puerta más usada del organismo humano, por la cual se introduce todo el material que necesitamos para el mantenimiento de nuestra energía, para la formación de nuestros tejidos y para el reajuste global de la vida. Esto hace que el sistema digestivo tome contacto con sustancias, algunas de ellas potencialmente nocivas.

Además, el proceso digestivo y sus órganos anejos producen sustancias de desecho, que la propia digestión tiene que eliminar a través de su capacidad emuntorial.

En toda la literatura médica se considera al sistema digestivo como el centro de la vida física, por el que somos capaces de mantenernos vivos mediante la nutrición, así como trasformar los elementos alimenticios brutos en sustancias biodisponibles.

Podemos decir que el sistema digestivo y sus órganos son el laboratorio primario de la vida y por lo tanto le hace susceptible de padecer múltiples patologías que no sólo ponen en traste el buen funcionamiento del mismo, sino que también comprometen toda la salud del organismo.

No solo la inadecuada alimentación, digestión o eliminación digestiva, inciden en la estabilidad digestiva. El propio sistema digestivo puede constitucionalmente ser deficiente, así como su característica embriológica y endodérmica le hace ser muy susceptible a trastornos de tipo nervioso o emocional.

diente-de-leon-caida-173732

Hay que recordar que la actividad neurotransmisora de las células mucosas del intestino delgado, es similar a las células nerviosas de nuestro cerebro. Todo esto hace que una diarrea, un cólico digestivo, una gastritis, un estreñimiento, etc., sean dolencias periódicas en nuestra vida. El sistema digestivo y sus órganos anejos forman una sola unidad. Es impensable tratar exclusivamente un problema hepático, gástrico o intestinal, sin la regularización de todo el sistema.

Cuando el sistema digestivo está enfermo, todo nuestro organismo está enfermo. Los nutrientes no son trasformados de la manera adecuada y las moléculas nutricias no se metabolizan de la forma más apropiada. Todo esto nos llevaría al debilitamiento de todo el sistema, a la desnutrición y a una baja respuesta de nuestra energía vital.

No debemos olvidar que, el objetivo final de toda la cadena de sucesos que tienen lugar cada vez que nos llevamos algo a la boca es que nuestras células tengan la materia prima necesaria para alimentarse y reconstruir sus partes dañadas. Cualquier obstrucción que provoquemos en este proceso por no alimentarnos correctamente privará de energía o materiales básicos a algunas de nuestras células. Cuando esto ocurre las células mueren o no se reproducen correctamente, deteriorando los tejidos a los que pertenecen y provocando, en última instancia, la enfermedad.

Tanto los reflejos del hambre como los de la saciedad, incluso otros que pueden hacernos sentir apetencia por un determinado tipo de alimento, están provocados por nuestro Sistema Nervioso Central basándose en las necesidades del conjunto de nuestras células. Normalmente no hacemos caso de estos estímulos, unas veces porque anteponemos nuestras necesidades psíquicas o sociales, y otras porque simplemente hemos perdido la facultad de captarlos.

De todas formas, siempre estamos a tiempo de comprender cuales son las bases de la nutrición humana y establecer una dieta equilibrada que favorezca el óptimo desarrollo de los procesos digestivos.

 Actualmente dentro del sector de la Medicina Natural y Naturopatía existen diferentes métodos de las llamadas Limpiezas Hepatobiliares. Los dos métodos más conocidos son los de la Dr. Hulda Clark y el de Andreas Moritz y tienen como principio generar una movilización de los llamados cálculos hepáticos.

Estos dos métodos constan de un seguimiento terapéutico de 1 a 3 semanas y aunque puede ser algo drástico a muchos usuarios les han valido para reducir la carga toxémica del hígado y por consiguiente del todo el sistema.

Después de haber analizado ambos sistemas y haberlos empleado en nuestra clínica podemos afirmar que son muy válidos, pero que tal vez resulten un tanto agresivos en algunos casos.

Siempre que vamos a comenzar una acción de drenaje hepático hay que tener en cuenta la situación de las vías emuntoriales. Si estas se encuentran bloqueadas u obstruidas un método drástico de estímulo en el drenaje puede precipitar una situación mayor de bloqueo (primero no hacer daño). Por consiguiente después de observar los resultados en múltiples pacientes hemos diseñado nuestro propio método de limpieza hepatobiliar.

Este sistema tal vez aparente ser más lento o suave pero por el contrario, al seguir las vías de adaptación funcional del sistema consigue, de forma no agresiva, un resultado más profundo y estable en la normalidad biológica del sistema hepático.

milk-thistle

Dieta para la higiene hepatobiliar.

En primer lugar es necesario regular la higiene alimenticia del paciente. Para ello recomendamos una dieta con las siguientes características:

  • Cinco ingestas de pequeñas raciones de alimentos durante el día, la última ingesta preferiblemente al menos 3 horas antes del reposo nocturno.
  • Mayoritariamente vegetal.
  • Se puede incluir algo de pescado blanco al vapor y carnes de ave de corral sin piel o conejo. Siempre estofadas con verduras y no más de una ración de proteína animal cada dos días.
  • El consumo de fruta ha de ser de cómo máximo 4 piezas al día, no ingiriendo las mismas por la tarde para no provocar modificaciones en el IG (índice glucémico)
  • Se eliminan totalmente todo producto lácteo (vaca, oveja cabra, en cualquier presentación alimenticia).
  • En las comidas principales habrá una importante ración de vegetales de la estación, solo ligeramente preparados al vapor o con ligero salteado.
  • Una base fundamental de la dieta son los cereales integrales (arroz integral, quínoa integral, mijo, amaranto integral, avena integral), junto a legumbre (una ración pequeña de esta) cocinados con verduras, sazonadas con especias digestivas (comino, cúrcuma, jengibre, laurel) y aceite de oliva virgen extra biológico.
  • Se pueden tomar preparados de bebidas de avena, arroz, coco, almendras (evitando siempre las que contienen azúcar añadido).
  • Como edulcorante solo usamos azúcar de coco o estevia o agave (por su bajo IG). Como aceite solo de oliva virgen extra biológico, a veces mezclado con lino de primera presión en frío (para usar solo en crudo)

Con esta dieta acondicionamos al organismo para un buen procesamiento de la fibra en la digestión. Aconsejamos beber 2 litros de agua (no fría) de buena calidad, diaria.

Complementos recomendados:

 bilidren

BILIDREN H: (Presentación en jarabe, con extractos de plantas, vitaminas y oligoelementos). (Extractos secos 7:1).

  • Cardo Mariano, (Silybum marianum), 2000 mg, estandarizado en silimarina al 18%.
  • Alcachofera, (Cynara scolymus L.), 2000 mg, estandarizado en cynarina al 8 %.
  • Boldo, (Peamus boldus L.), 1000 mg, estandarizado en boldina al 0,50%.
  • Metionina, 100 mg.
  • Tiamina (vitamina B1), 25 mg.
  • Piridoxina, (vitamina B6), 25 mg.
  • Cianocobalamina, (vitamina B12), 2,5 mcg.
  • Fructosa, agua y aroma de limón, c.s.p.

 interepa

INTEREPA: (Presentación, frasco cuentagotas de 30 c.c, absorción sublingual).

  • Extracto seco de Romero (Rosmarinus officinalis L.), 10%.
  • Extracto seco de Diente de León (Taraxacum officinalis L.), 5%.
  • Extracto seco de Cardo Mariano (Silybum marianum), 5%.
  • Extracto seco de Boldo (Peamus boldus L), 5%.

fitohb

FITOPLUS HB: (Combinaciones de plantas con sinergia terapéutica comprobada). (Cápsulas de 600mg).

  • Alcachofera (Cynara scolymus L.) estandarizada al 2% de cynarina, 200mg.
  • Fumaria (Fumaria officinalis L.) estandarizada al 0.9% de protopina, 180mg.
  • Cúrcuma (Curcuma longa L.) estandarizada al 5% de curcuminoides, 60mg.
  • Diente de León (Taraxacum officinalis L.) estandarizado al 40% de inulina y 1% principios amargos, 60mg.

 infusiones

FITOPLUS HB Infusión:(Ingredientes por filtro de 1,30 gramos).

  • Diente de León (Taraxacum officinalis L.), 30%.
  • Alcachofa (Cynara scolymus L.), 30%.
  • Fumaria (Fumaria officinalis L.), 20%.
  • Cúrcuma (Cúrcuma longa L.), 20% .
Mensajes recientes

Deja un comentario

0

Empieza a escribir y presiona Enter para buscar